Patrimonio Digital

Iglesia de san Miguel Arcángel en 3D: la sobria monumentalidad

Mirando desde la alta meseta y sobre el arroyo de la Vega, la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel parece reclamar la atención sobre nuestras miradas.

Sobrevolarla a vista de pájaro nos confirma su grandeza, incluso a mucha distancia. Será acercándonos hasta ella, tanto virtual como físicamente, cuando comenzaremos a comprender la gran joya que esconde Belinchón.

Y es que conocer su historia y sus orígenes aumentará ya de por sí la imagen monumental de esta iglesia.

Estilo arquitectónico: austeridad estética y grandiosidad

Declarada esta iglesia como Monumento Nacional en 1972, se trata de un edificio religioso de transición entre el gótico final y el renacimiento, mostrando el estilo característico de las iglesias propias del priorato de Uclés, a la manera del gótico tardío.

Todo en ella parece austeridad estética en favor de la voluminosidad de este edificio y en el que destacan sus numerosos y resaltados contrafuertes y el ábside poligonal. Te invitamos a explorar sus peculiaridades virtualmente a través del modelo 3D que se ha realizado. ¿Puedes confirmar el volumen de sus elementos y su importancia en la propia construcción en el modelo que estás visualizando?

La torre, maciza de planta cuadrada y de dos cuerpos, está adosada a los pies del templo. Gracias al modelo 3D podrás comprobar la altura de dicha torre y casi tocar sus campanas…

De las tres portadas, la meridional y la septentrional son iguales: arco de medio punto flanqueado por dos bandas con molduras.

Estas tres portadas, dos son laterales y una está a poniente. Es en esta última donde se aprecian las dobles bandas verticales molduradas a ambos lados de la puerta, así como los pedestales que soportaban las columnas que se alzaban delante de dichas bandas, quedando igualmente alguna basa bajo el fuste de las desaparecidas columnas.

Te invitamos también a que localices las tres portadas y ver sus diferencias y similitudes.

El templo se encuentra totalmente exento de decoración, cubriéndose las paredes y las bóvedas con un estucado blanco que, de nuevo, acentúa la sensación de grandiosidad y amplitud.

Consta de tres naves de la misma altura, de tipo llamado «de sala», de crestería múltiple y se apoyan las nervaduras en seis pilares (en arquitectura, el «nervio» es el arco que sirve para formar la bóveda de crucería).

El interior de la iglesia de Belinchón

La sensación de amplitud se repite en el interior de la iglesia, donde se articula en tres naves separadas por columnas con capiteles toscanos.

Las columnas primera y segunda responden a una tipología del gótico final, adaptando su remate a los nervios de las bóvedas del presbiterio y de la cabecera de la nave del Evangelio, que son de crucería; mientras que el resto de soportes sujetan bóvedas de aristas en sus cimacios cruciformes (el «cimacio» es el elemento suelto que va sobre el capitel y sirve para aumentar el plano superior de apoyo).

Desgraciadamente, quedaron inconclusos el remate de la torre, las portadas norte y sur, y el coro, del que se puede apreciar la traza.

Visitar esta majestuosa iglesia, que incluso reclama la mirada a todos los que transitan por la autovía de Valencia, es confirmar que la voluminosidad de este edificio no solo se encuentra en su monumental grandeza, sino también en su rico pasado histórico.

Un coqueto jardín con columpios perimetra la iglesia y nos permite, desde un pequeño mirador, contemplar las estepas yesosas que se extienden por todo el horizonte.

Nota: recomendamos a las personas interesadas en esta iglesia que vayan recorriendo con tranquilidad el modelo en 3D creado y así puedan disfrutar de los detalles que aquí comentamos. Esperamos que logremos que sea la primera forma de disfrutar de este monumento y una invitación a conocerlo presencialmente.

¿Quieres explorar más el patrimonio digital de Belinchón?

Su bonito ayuntamiento te espera aquí.

Orígenes e historia: el templo sobre la fortaleza árabe

En el mismo sitio donde ahora se ubica este templo hubo una fortaleza árabe (denominada Balsum) de la que, lamentablemente, no queda ningún resto.

Aquella fortaleza árabe no fue un castillo cualquiera, sino que tuvo mucha importancia en el devenir de la historia de España, pues ahí murió el infante Sancho Alfónsez (tras la batalla de Uclés, en 1108). Hijo de Alfonso VI y la princesa Zaida, y heredero de los reinos de Castilla, León y Galicia, su muerte marcó el devenir de posteriores etapas históricas en la convulsa España medieval.

Uno de los motivos de su construcción y mantenimiento probablemente fuera el control de las salinas de Belinchón, que fueron muy importantes en la Edad Media y que, incluso hoy, todavía continúan en activo (para más información sobre las salinas invitamos a nuestros lectores a que lean el artículo dedicado a ellas).

Si ya su origen tuvo tanta repercusión, la construcción de la iglesia no dejó de pasar por numerosas vicisitudes. La cabecera se construyó entre 1569 y 1580, adjudicándose la obra posterior a Rodrigo de la Pedrosa (1594), pero el ayuntamiento y el Mayordomo de la iglesia no cumplen su pacto de facilitar los materiales a pie de obra, por lo que son los propios habitantes de Belinchón quienes se enfrentan a este último por su idea de vender capillas en el templo (al final, los pobladores de la localidad logran hacer prevalecer su criterio y, es por ello, por lo que en esta iglesia no hay capillas).

Es en el año 1704 cuando se amplía la iglesia según el proyecto del arquitecto diocesano Fray Domingo Ruiz de Ris, terminándose en 1717.

Guía gratuita 🎁

Suscríbete a nuestro boletín quincenal y te enviaremos nuestra guía exclusiva de Belinchón.

¡Para sacar el mejor partido de tu próxima visita!

¡No enviamos spam! Subscribiéndote aceptas nuestra política de privacidad.